Carlos, tras su llegada a Santa Cruz de la Palma

Manera también se ha impuesto en la categoría de veleros con proa tradicional

Carlos Manera ha sido el primer regatista español en cruzar la meta de Santa Cruz de la Palma después de 12 días y 50 minutos de navegación oceánica en solitario. Manera, a bordo del mini Varador 2000, también se ha impuesto en la categoría de barcos con proa tradicional. En la clasificación general de esta primera etapa de la Mini Transat 2021, de 1.350 millas, Manera ha conseguido situarse en la posición 28 de embarcaciones de serie, por delante de otros veleros de última generación con proa redonda.

La actuación de Carlos Manera ha sido muy meritoria, sobretodo teniendo en cuenta las adversas condiciones climatológicas de los primeros días de regata, que lo obligaron a él y a otros muchos participantes a refugiarse en diversos puertos gallegos durante casi dos días ante el paso de una fuerte borrasca con vientos de hasta 50 nudos. Según explica el deportista, estos primeros días de regata fueron “bastante caóticos, ya que la organización nos recomendó ir a puerto por razones de seguridad y así lo hicimos la mayoría, pero algunos siguieron navegando”. Esta eventualidad ha creado una situación de navegación anómala “pues mientras unos seguían avanzando otros estábamos en puerto y de momento no han habido compensaciones de tiempo”. La organización de la prueba aún no ha resuelto el tema, lo que ha provocado una reclamación por parte del grueso de la flota.

Los noventa participantes en la Mini Transat zarparon de Les Sables d’Olonne el 27 de septiembre con dirección a la isla canaria de La Palma. La salida se efectuó con un día de retraso a causa de un frente frio que azotó esos días la Bretaña francesa. Los primeros días de regata fueron muy duros, con rachas de viento constantes día y noche de 20-30 nudos y algunas de hasta 50. Luego, ya de camino a Finisterre mejoraron las condiciones y Carlos pudo remontar bastantes puestos, hasta colocarse en la posición 18 de la general. Cuando mejor situado estaba rompió un puente del mástil, lo que le supuso perder casi cinco horas para repararlo subido al mástil y poder seguir en condiciones hasta llegar al dispositivo de separación del tráfico de Finisterre. En esta zona, además, la flota se encontró con muchos delfines y orcas (algunas embistieron a algunos minis) que dificultaron aún más la navegación.

El Varador 2000 acercándose a la línea de meta

Tras superar esta zona de la costa gallega, la flota recibió el aviso ya mencionado de acudir a refugio seguro en puerto, debido a que se acercaba un fortísimo frente frio. Tras el parón, la organización no organizó otra salida y cada regatista reemprendió la regata como pudo. “Los que estábamos en Muros acordamos salir juntos”, explica Manera. A partir de esta nueva “falsa salida”, empezó la segunda parte de la primera etapa, con vientos favorables que le permitieron remontar bastantes posiciones de nuevo hasta llegar a la altura de Oporto. A partir de este punto el mini de Manera avanzó bien en ceñida hasta Lisboa, con vientos flojos de popa, hasta que sufrió la rotura del herraje de la burda de cubierta. Este contratiempo le provocó un pequeño retraso que recuperó pasado Lisboa gracias a los alisios, que “nos situaron en el escenario que habíamos preparado de regata empopada”.

El Varador 2000 siguió avanzando hacia el sur acercándose bastante a Madeira “para aprovechar la aceleración que provoca el viento en esta zona a causa de la altura de la isla”, comenta Manera, que siguió avanzando a buen ritmo durante tres días con vientos alisios de popa de 15-20 nudos. Las últimas 100 millas de regata se caracterizaron por una lucha “constante y agotadora” con Genís Hontoria, al que “conseguí adelantar poco antes de llegar a La Palma”. Carlos Manera se encuentra actualmente en el puerto de Santa Cruz de la Palma descansando y reparando los desperfectos que ha causado la primera etapa de la Mini Transat en la embarcación. Según han explicado fuentes cercanas a la dirección de Varador 2000, el patrocinador principal de Manera, “nadie como Carlos podría representarnos mejor, estamos muy satisfechos e identificados con la actuación deportiva que está realizando, que supera todas las expectativas”.

La segunda etapa de la Mini Transat empezará el próximo 29 de octubre, cubriendo el recorrido entre La Palma y Saint François, en la isla caribeña de Guadalupe. Los regatistas tendrán que cubrir una distancia de 2.700 millas. Buena proa!!

Uso de cookies

Esta web utiliza 'cookies' de terceros. Al navegar por la web está aceptando el uso que realizamos de las cookies. Para más información puede consultar nuestro Aviso Legal ACEPTAR

Aviso de cookies