siriuscookery4superyachts.com

“En Varador 2000 se conjuga el rigor profesional del astillero con la flexibilidad que requieren las necesidades del cliente”

EDUARDO JOSÉ GARCÍA, CAPITÁN DEL CATAMARÁN USUHAIA

·El capitán afirma que tras el refit en Varador 2000 “el motor tiene una serenidad que no tenía ni de nuevo”

img_3313-2

Conoció Varador 2000 a través de Internet. Pidió referencias. Recaló en el astillero y decidió que era el lugar idóneo para poner a punto el Usuhaia, un catamarán fabricado en Francia por Catana en el año 2001. Desde entonces ha pasado más de un año, pero Eduardo José García, el capitán del Usuhaia, no se arrepiente de su decisión: “después de diversas experiencias negativas en otros astilleros europeos, en Varador 2000 hemos encontrado el entorno ideal que necesitábamos para poner a punto el barco con tranquilidad”.

Eduardo José García es un viejo lobo de mar. Cuarenta años navegando por todo el mundo –los treinta últimos como capitán– avalan su trayectoria profesional. Conoce profundamente el sector y es muy exigente. También es muy prudente y por eso mide sus palabras, pero no puede ocultar que está satisfecho con los trabajos que le han realizado al Usuhaia en Varador 2000: “el 80% de los trabajos previstos inicialmente ya están hechos a entera satisfacción y el año próximo volveremos para completar el resto”, asegura.

El capitán también valora muy positivamente el hecho de que tanto él como el armador han podido participar “en algunas de las soluciones técnicas propuestas por Varador 2000 para resolver determinados trabajos complejos que se han hecho en el barco. En todo momento –añade García– se ha conjugado el rigor profesional del astillero con la flexibilidad que requieren algunas necesidades del cliente”.

La embarcación, de la serie Catana 582 (17,70 metros de eslora por 9,12 metros de manga), se ha sometido durante los últimos doce meses a una rehabilitación prácticamente integral. Se ha reparado la cubierta y otros accesorios de madera; se ha limpiado y pintado el casco; se ha modificado la linea de flotación; se ha reinstalado la instalación eléctrica (cajas, terminales, conectores); se ha revisado la jarcia, el mástil de carbono, el bauprés y los obenques y se han revisado los dos motores propulsores y el grupo electrógeno.

Según explica el capitán García, “el motor ahora tiene una serenidad que no tenía ni de nuevo” tras la revisión que se ha efectuado en Varador 2000, que ha incluido una revisión general de los dos propulsores, juntas, puntos de desgaste y cambio de acoples elásticos del eje de mando, entre otros elementos. “El astillero tiene unos grandes profesionales en el ámbito de la mecánica, la hidráulica y la jarcia. Estoy muy satisfecho con el trabajo que han realizado, ha sido muy profesional”, afirma García, que asegura que los timmings también se han cumplido “de acuerdo a lo planificado con el astillero”.

El Usuhaia es un barco de alta tecnología. “El casco está fabricado con fibras de carbono, kevlar y twaron, lo que le da una gran fuerza estructural y al mismo tiempo una gran livianidad”, comenta el capitán. García, un argentino enamorado de la música de Joan Manuel Serrat, está muy orgulloso de su barco: “es como un Ferrari”, asegura, sonriente, mientras se dispone a navegar por el Mediterráneo al que tantas veces ha cantado el cantautor catalán.

“En Varador 2000 se conjuga el rigor profesional del astillero con la flexibilidad que requieren las necesidades del cliente”

EDUARDO JOSÉ GARCÍA, CAPITÁN DEL CATAMARÁN USUHAIA

·El capitán afirma que tras el refit en Varador 2000 “el motor tiene una serenidad que no tenía ni de nuevo”

img_3313-2

Conoció Varador 2000 a través de Internet. Pidió referencias. Recaló en el astillero y decidió que era el lugar idóneo para poner a punto el Usuhaia, un catamarán fabricado en Francia por Catana en el año 2001. Desde entonces ha pasado más de un año, pero Eduardo José García, el capitán del Usuhaia, no se arrepiente de su decisión: “después de diversas experiencias negativas en otros astilleros europeos, en Varador 2000 hemos encontrado el entorno ideal que necesitábamos para poner a punto el barco con tranquilidad”.

Eduardo José García es un viejo lobo de mar. Cuarenta años navegando por todo el mundo –los treinta últimos como capitán– avalan su trayectoria profesional. Conoce profundamente el sector y es muy exigente. También es muy prudente y por eso mide sus palabras, pero no puede ocultar que está satisfecho con los trabajos que le han realizado al Usuhaia en Varador 2000: “el 80% de los trabajos previstos inicialmente ya están hechos a entera satisfacción y el año próximo volveremos para completar el resto”, asegura.

El capitán también valora muy positivamente el hecho de que tanto él como el armador han podido participar “en algunas de las soluciones técnicas propuestas por Varador 2000 para resolver determinados trabajos complejos que se han hecho en el barco. En todo momento –añade García– se ha conjugado el rigor profesional del astillero con la flexibilidad que requieren algunas necesidades del cliente”.

La embarcación, de la serie Catana 582 (17,70 metros de eslora por 9,12 metros de manga), se ha sometido durante los últimos doce meses a una rehabilitación prácticamente integral. Se ha reparado la cubierta y otros accesorios de madera; se ha limpiado y pintado el casco; se ha modificado la linea de flotación; se ha reinstalado la instalación eléctrica (cajas, terminales, conectores); se ha revisado la jarcia, el mástil de carbono, el bauprés y los obenques y se han revisado los dos motores propulsores y el grupo electrógeno.

Según explica el capitán García, “el motor ahora tiene una serenidad que no tenía ni de nuevo” tras la revisión que se ha efectuado en Varador 2000, que ha incluido una revisión general de los dos propulsores, juntas, puntos de desgaste y cambio de acoples elásticos del eje de mando, entre otros elementos. “El astillero tiene unos grandes profesionales en el ámbito de la mecánica, la hidráulica y la jarcia. Estoy muy satisfecho con el trabajo que han realizado, ha sido muy profesional”, afirma García, que asegura que los timmings también se han cumplido “de acuerdo a lo planificado con el astillero”.

El Usuhaia es un barco de alta tecnología. “El casco está fabricado con fibras de carbono, kevlar y twaron, lo que le da una gran fuerza estructural y al mismo tiempo una gran livianidad”, comenta el capitán. García, un argentino enamorado de la música de Joan Manuel Serrat, está muy orgulloso de su barco: “es como un Ferrari”, asegura, sonriente, mientras se dispone a navegar por el Mediterráneo al que tantas veces ha cantado el cantautor catalán.